Obsolescencia programada. Fabricado con fecha de caducidad

Hace un par de semanas me pasaba mi padre un interesante artículo que había leído en La Vanguardia, redactado por Inma Sanchís y titulado “Todos los aparatos electrónicos están programados para morir.

En el artículo, la redactora entrevista a Benito Muros, creador del movimiento “SOP- Sin Obsolescencia Programada” y fabricante de sistemas de iluminación de tecnología LED, con una duración de por vida. El entrevistado comentaba sobre las amenazas y presiones que ha tenido para no lanzar sus productos a la venta, precisamente porque rompe los esquemas de fabricación y sobretodo durabilidad (reemplazo) de este tipo de productos. Finalmente su compañía ha acabado comercializando los mismos de forma directa y vía Internet.

La verdad que el tema es apasionante. En el primer mundo, vivimos en una sociedad hiperconsumista, poco preocupada por los recursos naturales y menos por el medio ambiente y la sostenibilidad. El ciclo de vida de los productos cada vez es más corto y nos cuesta menos comprar un nuevo producto que repararlo.

¿Qué es la obsolescencia programada?
Se trataría del diseño de productos con una vida útil programada. Surgió con la producción en masa y la sociedad de consumo. Es un concepto vinculado a conspiraciones de la industria.
De forma literal, se cita por escrito por Bernard London en 1932 como una forma de salir de la depresión en la que se encontraba Estados Unidos. Mayor producción implicaba más trabajo y por tanto más actividad económica y una recuperación más temprana de la economía.
El caso reciente  de Westley vs Apple por una demanda por obsolescencia programada de las baterías del ipod o la presencia de chips que almacenan valores de páginas impresas o horas de uso en dispositivos de impresión  indican claramente que algo hay de todo esto en la industria.

Implica crear un círculo vicioso un tanto perverso, relacionado con la necesidad de fabricar nuevos productos con el consiguiente consumo de materias primas, abaratar costes en la fabricación para poder disponer de precios competitivos para la sustitución de productos en lugar de su reparación, la necesidad de un reciclado constante con los problemas medioambientales que ello supone, etc. También supone para el consumidor una excusa para tener nuevos y mejores productos  “antes de tiempo”.

 

Uno de los baluartes de la durabilidad de un producto electrónico es la bombilla centenaria situada en el Parque de Bomberos de Livermore, convertido en lugar de peregrinaje turístico para verla en funcionamiento.

Os dejo un enlace hacia la webcam en vivo en la que se puede ver la famosa bombilla eternamente encendida. A remarcar que ya han “caído” dos webcams incapaces de competir con la durabilidad de la misma.🙂

A continuación os dejo un video interesante sobre Obsolescencia Programada producido por Arte France, Televisión Española y Televisió de Catalunya.

NOTA: Quiero pedir mil excusas a mis lectores por no haber publicado mi post habitual la semana pasada. La verdad es que llevo un mes un poco caótico entre una cosa y otra. Os compensaré, seguro!🙂  Salu2.0

Enlaces de interés:

Esta entrada fue publicada en Hardware, Tecnologia de futuro y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Obsolescencia programada. Fabricado con fecha de caducidad

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Efectivamente, todo se traduce a puro negocio, pero pienso que dependiendo del tipo de producto, se valora mas la caducidad del mismo, sobre todo en las últimas tecnologías, que siempre queremos estar a la última.

  3. Jose María dijo:

    Es muy impactante conocer todo lo que esta realidad supone. La cantidad de residuos contaminantes y basura tecnológica que, no solo está en los vertederos, sino que llena nuestros cajones. En cada escondite de nuestras casas tenemos radios de merchandising, ventiladores, mecheros regalados por bancos o sindicatos, etc. Miles de cosas que tienen un coste de producción mínimo, una amortización o retorno publicitario absurdo, un uso a veces inexistente o poca utilizad, pero en cambio con un gran impacto medioambiental.

    • svilalta dijo:

      Gracias por tu comentario José María.
      Algo deberá cambiar en nuestros hábitos de consumo si queremos evitar terminar con los recursos naturales del planeta.
      Salu2

  4. Pingback: Feliz Navidad… 2.0 y próspero 2013 – Resumen del año en mi blog | El Blog de Salvador Vilalta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s